Editorial

Lula le pone todas las fichas al agro

A diferencia del temperamento imperante en nuestro país, el gobernante de izquierda no confunde los tantos. Hay múltiples beneficios para el productor brasileño, en las antípodas del agroempresario argentino, que es esquilmado por el Estado.

30 Jun 2023

Fue uno de los factores que colaboraron para sellar una baja de precios significativa para soja y maíz en las ruedas de Chicago de esta semana. La noticia de que el gobierno federal de Brasil ponía sobre la mesa una montaña de dinero para financiar la nueva campaña agrícola terminó por desalentar a los inversores en el tradicional mercado estadounidense.

Es que Brasil es la bestia negra en materia de negocios agrícolas para el país de las barras y las estrellas. Se quedó con el liderazgo en el mercado chino de soja y virtualmente le ha quitado el primer lugar como exportar mundial de maíz. Ambos productos se han convertido en un dolor de cabeza para Estados Unidos a la hora de tratar de exportarlos. Los precios que ofrece al mundo Brasil dejan fuera de juego a los exportadores de aquel país en casi todos los mercados.

Y si alguna ilusión rondaba el espíritu del farmer teniendo en cuenta las dificultades que afronta el productor brasileño con los bajos precios de la presente campaña, el colosal apoyo del gobierno federal las echó por tierra y parece indicar que no hay vuelta atrás para el socio del Mercosur: el objetivo es ir por todo.

El Plan Zafra 2023/24 ya está en la calle. No es novedad, es apoyo que todos los años reciben nuestros vecinos. Lo que impacta es que resulta 27% más elevado que el del año previo. Los recursos puestos en juego equivalen a unos USD 76 mil millones y servirán para apoyar la producción agrícola nacional de medianos y grandes productores rurales hasta junio de 2024.

Pensemos que la Argentina está en serios problemas para sostener su Banco Central y anda mendigando por el mundo cifras infinitamente más pequeñas. Claro, la autoridad monetaria del socio del Mercosur guarda en sus bóvedas más de USD 380 mil millones. Está lejos del desorden que prima en nuestro país.

El aporte del Estado al agro brasileño indica que gobernantes como Lula, que braman a los cuatro vientos su ideología de izquierda, no se han subido a las zonceras que caracterizan a nuestros guevaristas de entrecasa. Es algo similar a lo que en su momento demostró Pepe Mujica al otro lado del río: no se ponen palos en la rueda del campo, sencillamente porque es el motor de la economía.

El propio Lula indicó que cada año el plan destinado al agro será mejor que el año anterior. Esta vez incluso se premiará a aquellos productores que prueben haber adoptado prácticas sustentables, con una reducción de 0,5 puntos porcentuales en la tasa de interés. Recordar que estamos hablando de un país normal con tipos de interés normales; de ahí que se trata de un descuento atractivo. Hay además un programa que incorpora el financiamiento de inversiones identificadas con el objetivo de incentivar la adaptación al Cambio Climático y la agricultura Baja en Emisiones de Carbono.

A esto hay que sumar el Programa de Modernización de la Agricultura y Conservación de los Recursos Naturales (Moderagro), que financiará la corrección de suelos con el uso de calizas y fosforadas. Y el Pronanp, del Banco Nacional de Desarrollo. Quienes estén incluidos en él tendrán menores tasas de interés para la adquisición de maquinarias y equipos agrícolas a través del Programa de Modernización de la Flota de Tractores Agrícolas e Implementos Asociados y Cosechadoras (Moderfrota).

También el Programa de Construcción y Ampliación de Almacenamiento, que tendrá un incremento en el volumen de recursos del 81%. Más una suba del 30% en los montos destinados al Programa de Financiamiento a la Agricultura de Riego y Cultivos Protegidos (Proirriga), que financia inversiones relacionadas con todos los rubros inherentes a los sistemas de riego, incluyendo infraestructura eléctrica y la construcción de un reservorio de agua.

Como broche, hay que recordar que el productor brasileño cobra precio lleno. No le quitan su dinero a través de las retenciones, no hay brecha cambiaria disparada ni volúmenes de equilibrio. Tampoco fideicomisos que mantener.

La comparación con la situación del productor argentino es desoladora. No solo no tiene ayudas de ningún tipo sino que en general batalla con la cancha inclinada en su contra y con la Administración desvirtuando su negocio a niveles extremos.

De hecho es tan enmarañado el contexto en el que se mueve nuestro hombre de campo que ni siquiera tiene la pretensión de gozar de todos los beneficios de que dispone el productor brasileño, se conforma simplemente con que dejen de meterle la mano en el bolsillo. En la Argentina el Estado se queda con el 75% de la renta agrícola. No existe nada parecido en el resto del planeta.

En la misma vereda que nuestros socialistas de Palermo Soho está Lula -o eso parece-, que no tiene las mejores relaciones con el agronegocio brasileño. Pero a diferencia de los dirigentes locales, no mezcla los tantos. "Un gobierno responsable no retacea el apoyo al sector porque tiene problemas con él", resumió el presidente de Brasil.

Hasta tuvo tiempo de dedicarle unas líneas a Alysson Paolinelli, uno de los creadores de Embrapa, y gran especialista en maíz. "Fue uno de los principales responsables de los avances en el conocimiento que permitieron lo que se conoció como agricultura tropical, con un gran aumento en la producción de granos en Brasil, transformando al país en un gran exportador de alimentos". Aquí una legisladora afín a las más altas autoridades de la nación calificó nuestro potencial exportador en la materia como "una verdadera desgracia".

No debe haber figura más representativa que ésta de la realidad argentina. Mientras perdemos terreno día tras día, Brasil se corona como líder mundial en agronegocios, un galardón que derrama bendiciones sobre toda la economía del país.

Más de ACTUALIDAD
Chicharrita: El Gobernador de Tucumán convocó, por decreto, a evaluar el impacto de la plaga
Política y Economía

Chicharrita: El Gobernador de Tucumán convocó, por decreto, a evaluar el impacto de la plaga

El gobernador Osvaldo Jaldo, instruyó a la Secretaría de Estado de Producción del Ministerio de Economía y Producción a coordinar la labor junto a otras instituciones del sector para elaborar un informe pormenorizado sobre el impacto de esta plaga que afecta a cultivos maiceros.

Tabacaleros tucumanos recibirán asistencia en insumos
Economías regionales

Tabacaleros tucumanos recibirán asistencia en insumos

La medida se toma a partir de la distribución de los recursos provenientes del Fondo Especial del Tabaco.

Summit Agro Argentina tiene nuevo presidente
Empresas

Summit Agro Argentina tiene nuevo presidente

Desde el 1 de abril de 2024, Luis Silva ha sido designado como nuevo presidente de Summit Agro Argentina S.A.
Recomienda llegar a la siembra con más de 90 días sin plantas guachas para que no permitan alimentar las nuevas generaciones
Agricultura

Recomienda llegar a la siembra con más de 90 días sin plantas guachas para que no permitan alimentar las nuevas generaciones

En Entre Ríos se relevaron lotes con pérdidas totales a raíz de la proliferación de la chicharrita del maíz, el único alimento que este insecto consume para sobrevivir.

Suscríbase para recibir notificaciones importantes
AGRITOTAL desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"