Trigo

Sano y rendidor

Qué factores sanitarios conviene tener en cuenta, previo a la siembra, para lograr buenos resultados

Iniciando la campaña 2014-2015, es necesario repasar los factores sanitarios, que juegan un rol clave a la hora de hacer rendir al cultivo. Con expectativas de altos rendimientos, para alcanzar los potenciales productivos, es imprescindible el correcto manejo de las enfermedades.

Perfil sanitario:

En primer lugar es muy importante la elección del cultivar elegido para la siembra, por superfil sanitario. Es una herramienta fundamental que permite planificar el cultivo bajo diferentes situaciones de producción. El mercado cuenta con diversos cultivares y estos, diferentes grados de resistencia o susceptibilidad a las enfermedades.

Curasemillas:

El tratamiento de las semillas conjuga dos objetivos:

Evitar la transmisión de patógenos causantes de enfermedades ya que previene y erradica el inóculo inicial presente en la semilla.

Proteger a la semilla y a la plántula de infecciones de los hongos del suelo, del rastrojo y del aire, favoreciendo la implantación del cultivo. Es una medida que complementa necesariamente a la rotación de cultivos.

Monitoreo:

El Ing. Alberione, de INTA, afirma que “el monitoreo es altamente recomendable en el manejo de las enfermedades foliares” y recomienda realizarlos en los lotes para “determinar las enfermedad presentes y consecuentemente su nivel de desarrollo epidémico”.

Se deberá iniciar al momento de encañado hasta grano acuoso. “El objetivo del monitoreo es medir la enfermedad en el tiempo a través de variables incidencia y severidad, de modo tal de conocer su nivel de desarrollo evitando que su presencia en el cultivo exceda los umbrales de daños”.

El control se decide mediante umbrales de daño. Si se evalúa mediante la severidad, será necesario un control químico cuando se alcancen niveles del 0,5 para roya de la hojamientras que para mancha tolera severidades más elevadas. Si se evalúa mediante la incidencia, recomiendan controlar mancha amarilla con umbral de acción del 0,5 desde encañazón. El monitoreo debe repetirse como mínimo cada 5 días para roya y no más de 10 días para las manchas. El éxito del control químico depende de la eficiencia de monitoreo.

Control químico de enfermedades:

Carbones, se pueden controlar con la mayoría de los triazoles. Fusarium presente en semilla es sensible a los bencimidazoles. La infección de última se favorece por lluvias, temperatura media de 20 ºC durante la floración, rastrojo infectado de maíz o trigo, utilización de cultivares susceptibles y por presencia de malezas hospedantes del patógeno.

Ejemplo del blanqueo que puede ocurrir en la espiga a partir de la infección por Fusarium.

Roya (Puccinia triticina)

Es una enfermedad de moderada a alta importancia que produce una disminución del rinde, menos granos por espiga, menor llenado y disminución de calidad. Su patrón epidémico se caracteriza por una elevada tasa de desarrollo bajo condiciones ambientales óptimas. La alta producción de esporas le asegura al patógeno multiplicarse rápidamente sobre cultivos susceptibles. Es biótrofo, requiere tejidos verdes para vivir y multiplicarse, por lo cual un cultivo en estado óptimo significa una condición favorable para la infección.

Mancha amarilla (Drechslera tritici repentis),

es una enfermedad de importancia alta, produce pérdidas de rendimiento y disminución del PMG. Se origina a partir de un patógeno necrótrofo, productor de toxinas y a la vez saprófito, lo que le asegura su multiplicación durante el ciclo del cultivo y su sobrevivencia a expensas de tejidos muertos; de ahí su importancia en sistema de siembra conservacionista. Su patogénesis exige un mayor tiempo de desarrollo sobre el huésped para generar enfermedad. Su multiplicación se da a menor tasa debido a factores intrínsecos del hongo y a las condiciones ambientales óptimas requeridas signadas por una mayor humedad ambiental (al menos 48 horas de mojado por lluvias y/o alta humedad relativa) y temperaturas semejantes a las ya mencionadas para roya anaranjada.

Las manchas epidemiológicamente son más complejas dificultando su control. Algunos triazoles en mayor dosis mejoran su fungitoxicidad pero sobre bajos niveles de infección en semilla (difenoconazole protioconazole). Otros fungicidas como iprodione, guazatine e iminoctadine resultan más específicos y eficientes.

Síntomas de roya (a) y de mancha amarilla (b) en hojas de trigo. 


Laura Rocío Echave

Notas relacionadas
A embolsar porque por acá no sale
Agricultura

A embolsar porque por acá no sale

El pésimo mantenimiento de los caminos rurales amenaza a la cosecha récord, los camiones no pueden ingresar a los campos y la soja queda en los lotes sin poder salir
La caída ¿y levantada? de un grande
Cultivos invernales

La caída ¿y levantada? de un grande

Se dio a conocer el primer pronóstico de siembra para la campaña que se avecina, la Bolsa de Cereales estima que se sembrarán 4.100.000 hectáreas, 23 % más que en aquel fatídico 2012, el peor del siglo
Siembra de trigo: cómo superar las huellas de la cosecha gruesa
Agricultura

Siembra de trigo: cómo superar las huellas de la cosecha gruesa

Por las intensas precipitaciones la cosecha de soja y maíz se está realizando sobre suelos muy embarrados, produciendo importantes huellas en muchos casos
Prepararse para el invierno
Chacra Contenidos

Prepararse para el invierno

Si bien se sale del verano con excesiva humedad en algunas zonas, se esperan bastantes heladas a partir del otoño y un invierno seco
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
AGRITOTAL desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"