SANIDAD

La "enfermedad de Panamá" amenaza con destruir a las bananas

Una enfermedad que afecta a las bananas se está extendiendo a nuevos países, obligando a la industria a cambiar la forma en que se cultiva la fruta más consumida del mundo e incluso su sabor.

7 Jul 2020

 Una enfermedad letal aparece de la nada. Su transmisión es silenciosa, se extiende antes de que aparezcan los síntomas. Una vez contraído, ya es demasiado tarde para detenerlo; no hay cura. La vida nunca será la misma. ¿Suena familiar?

Esto no es covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Tropical Race 4 (TR4) afecta a los plátanos. También conocida como enfermedad de Panamá, es causada por el hongo Fusarium oxysporum , que ha estado destruyendo las granjas de bananos durante los últimos 30 años.

Sería una enfermedad más que afectar las plantas si no fuera por el hecho de que, en la última década, la epidemia se ha acelerado repentinamente, extendiéndose desde Asia a Australia, Medio Oriente, África y, más recientemente, América Latina, de donde proviene. La mayoría de las bananas se envían a los supermercados del hemisferio norte.

Actualmente, la enfermedad de Panamá está presente en más de 20 países, lo que causa temor a una "pandemia de banano" y la escasez de la fruta más consumida en el mundo.

Los científicos de todo el mundo están trabajando las 24 horas para tratar de encontrar una solución, incluida la creación de plátanos genéticamente modificados (GM) y una vacuna.

'Nueva normalidad'?

Pero, como covid-19, la pregunta no es solo si podemos encontrar una cura, sino también cómo viviremos con una "nueva normalidad" que cambiará los plátanos para siempre.

El primer lugar para buscar pistas es el origen del plátano moderno que todos conocemos. Su historia muestra exactamente lo que sucede si se ignora esta enfermedad.

No es la primera vez que los plátanos se enfrentan a una amenaza, explica Fernando García-Bastidas, un investigador de sanidad vegetal que estudió TR4 en la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, antes de trabajar en una empresa holandesa de genética vegetal que trata de combatir la enfermedad.

En la década de 1950, la industria fue destruida por lo que describe como "una de las peores epidemias botánicas de la historia", cuando ocurrió la enfermedad de Panamá.

Fuente

La enfermedad fúngica apareció en Asia, donde evolucionó con plátanos, antes de extenderse a las vastas plantaciones de América Central.

La razón por la que fue tan devastador, dice García-Bastidas, es el hecho de que los plátanos eran todos de una sola variedad, el Gros Michel o 'Big Mike'.

Los productores eligieron esta especie para su cultivo porque produce frutos grandes y sabrosos que se pueden cortar del árbol mientras aún están verdes, lo que permite el transporte de alimentos exóticos altamente perecederos a largas distancias, mientras continúan madurando.

Cada planta era un clon de aproximadamente el mismo tamaño y forma, producido a partir de brotes laterales que se desarrollan a partir del tallo de la raíz, lo que facilita la producción en masa.

Esto significa que cada plátano es genéticamente casi idéntico, produciendo fruta consistentemente, sin circunstancias imprevistas. Desde el punto de vista comercial fue excelente, pero desde el punto de vista epidemiológico, fue un brote a la espera de suceder.

El sistema de producción de banano se basaba débilmente en la limitada diversidad genética de una variedad, lo que los hacía susceptibles a las enfermedades, dice García-Bastidas.

¿Lección aprendida?

Pero cualquiera que piense que la industria ha aprendido su lección está equivocado.

Luego, comenzó la búsqueda de una variedad para reemplazar al Gros Michel que podría ser resistente a la enfermedad de Panamá. En la década de 1960, una especie, Cavendish, llamada nanica banana en Brasil, mostró signos de resistencia que podrían salvar a la industria bananera.

El nombre del séptimo duque de Devonshire, William Cavendish, porque cultivó la planta en su invernadero en su residencia oficial, Chatsworth House, el plátano también podía transportarse en verde, aunque sabía más suave que Gros Michel.

En unas pocas décadas, se ha convertido en el nuevo punto de referencia para la industria bananera y sigue siendo hoy. Pero para los científicos que observaban nerviosamente las vastas plantaciones en expansión, era solo cuestión de tiempo antes de que se produjera otro brote.

En la década de 1990, surgió una nueva cepa de la enfermedad de Panamá, conocida como TR4, nuevamente en Asia, que fue letal para los plátanos Cavendish.

Esta vez, con una economía globalizada en la que los investigadores, agricultores y otros visitantes de las plantaciones de banano se mueven libremente por todo el mundo, se ha extendido aún más rápidamente.

García-Bastidas, quien completó su doctorado en TR4 en la Universidad de Wageningen, describe la moderna enfermedad del banano, que ataca el sistema vascular de las plantas y hace que se marchiten y mueran, como una "pandemia".

"Los plátanos son indudablemente una de las frutas más importantes del mundo y son un alimento básico importante para millones de personas", dice. "No podemos subestimar el impacto que la actual pandemia TR4 puede tener en la seguridad alimentaria".

García-Bastidas fue el primero en ver el TR4 fuera de Asia, en Jordania, en 2013.

Desde entonces, "cruzó los dedos" para que la enfermedad no afecte a los países en desarrollo, donde los plátanos son un alimento básico.

Pero los registros de la enfermedad ya se han observado en África, particularmente en Mozambique.

La razón por la que el TR4 es tan mortal es porque, al igual que el covid-19, se propaga por "transmisión sigilosa", aunque a diferentes escalas de tiempo.

Una planta enferma estará sana hasta por un año antes de mostrar los síntomas de la enfermedad: manchas amarillas y hojas marchitas. En otras palabras, cuando se identifica TR4, ya es demasiado tarde y se habrá propagado por esporas en el suelo en botas, plantas, máquinas o animales.

García-Bastidas, nativo de Colombia, sabía que TR4 llegaría al centro de producción de banano en América del Sur.

'La peor pesadilla'

En 2019, su peor pesadilla se hizo realidad: la llamada vino de una granja en Colombia. Los plátanos tenían hojas amarillas y marchitas. Y el productor quería enviarte muestras.

"Fue como una pesadilla", dice. "Un minuto estoy en la granja, el siguiente en el laboratorio, el siguiente explicando al ministro del gobierno colombiano que lo peor ha sucedido. Durante mucho tiempo, no pude dormir bien. Fue desgarrador", recuerda.

Al igual que todos los demás países con TR4, Colombia ahora está tratando de retrasar el brote mientras el mundo busca con ansiedad signos de la enfermedad en el resto de América Latina y el Caribe.

Como no hay cura, todo lo que se puede hacer es poner en cuarentena las granjas infectadas y aplicar medidas de bioseguridad, como desinfectar las botas y prevenir el movimiento de las plantas entre las granjas. En otras palabras, hacer el equivalente de lavarse las manos y mantener la distancia social.

Al mismo tiempo, la carrera para encontrar una solución está en pleno apogeo.

En Australia, los científicos han desarrollado un plátano Cavendish modificado genéticamente (GM) que es resistente a TR4. La fundación Bill y Melinda Gates también está financiando la investigación en el área.

Sin embargo, a pesar de la fuerte evidencia científica de que los alimentos modificados genéticamente son seguros, es poco probable que los plátanos estén en el estante de un supermercado cerca de usted, siempre que los reguladores y el público sigan sospechando.

Para García-Bastidas, quien ahora trabaja en la firma de investigación KeyGene en colaboración con la Universidad de Wagegingen, en los Países Bajos, los plátanos transgénicos son una "solución fácil" que puede resolver el dilema de la industria durante cinco a diez años, pero no puede resolverlo. por completo

Después de todo, dice, el mayor obstáculo es tener una industria completa basada en una sola variedad clonada de otras plantas.

Las pruebas se están desarrollando solo para rastrear TR4, ya que los plátanos han sufrido al recibir menos recursos de investigación que otros cultivos básicos.

Mas diversidad

En cambio, García-Bastidas quiere introducir más diversidad en el cultivo del banano, para que sea más resistente a brotes de enfermedades como TR4. Señala que hay cientos de bananas con potencial de cultivo en todo el mundo. ¿Por qué no usarlos?

En países como India, Indonesia y Filipinas, las personas comen docenas de diferentes variedades de plátanos, con diferentes sabores, olores y tamaños. Pero son difíciles de cultivar y exportar en la escala de Cavendish, que fue creada para apoyar el transporte a través de los océanos.

En su laboratorio en los Países Bajos, García-Bastidas y sus colegas están utilizando las últimas técnicas de secuenciación de ADN para identificar genes resistentes a TR4 y producir plátanos que puedan resistir la enfermedad y ser comercialmente viables.

"Tenemos cientos de variedades de manzanas", señala. "¿Por qué no comenzar a ofrecer diferentes variedades de plátanos?"

La mejor esperanza es que un plátano resistente a la exportación emerja en los próximos cinco a 10 años. Pero esto no es una bala de plata. Después de enfrentar no una sino dos pandemias en el siglo pasado, esta vez la industria bananera tendrá que buscar más que simplemente introducir otro clon en el mercado.

Dan Bebber, profesor asociado de ecología de la Universidad de Exeter en el Reino Unido, ha pasado los últimos tres años estudiando los desafíos del sistema para mantener el suministro de bananas como parte de un proyecto financiado por el gobierno británico, BananEx.

Según él, la mejor manera para que la industria bananera sobreviva al TR4 es cambiar la forma en que se cultiva esta fruta.

Por el momento, los plátanos Cavendish se cultivan en un vasto monocultivo, lo que significa que no solo TR4, sino todas las enfermedades se propagan rápidamente. Durante el período de crecimiento, las bananas se pueden rociar con fungicidas de 40 a 80 veces.

"Esto puede tener un gran impacto en la microbiota del suelo", dice Bebber. "Para cuidar las bananas, debes cuidar la tierra".

Bebber señala informes de Filipinas de que a las granjas orgánicas les fue mejor contra TR4 porque la microbiota del suelo puede combatir las infecciones.

Él dice que las granjas bananeras deberían buscar agregar materia orgánica y quizás implementar un sistema de rotación de cultivos para aumentar la protección y la fertilidad, utilizando microbios e insectos en lugar de químicos como "pesticidas", además de dejar más espacio libre en el suelo para alentar la vida silvestre.

Esto puede significar un aumento en el precio de las bananas, pero a la larga serían más sostenibles.

Según Bebber, los plátanos son muy baratos hoy. No solo porque no se tuvo en cuenta el costo ambiental de un monocultivo con productos químicos pesados, sino principalmente el costo social de emplear a personas con salarios muy bajos.

La ONG Banana Link, que hace campaña sobre el tema, culpa a los supermercados por impulsar precios cada vez más bajos, comprometiendo el medio ambiente, la salud de los trabajadores y, finalmente, la vitalidad de la cosecha de banano.

Los plátanos producidos para el comercio popular de alguna manera garantizan que a los agricultores se les pague un precio justo por ellos, pero Bebber dice que los trabajadores de toda la industria están comenzando a exigir mejores salarios.

Una vez más, dice que alimenta a TR4, ya que deben pagarse de manera justa para garantizar que las granjas se gestionen mejor para la prevención de enfermedades.

"Durante años, no hemos tenido en cuenta el costo social y ambiental de las bananas", dice. "Es hora de comenzar a pagar un precio justo, no solo por los trabajadores y el medio ambiente, sino por la salud de los plátanos mismos".

«Bananageddon»

Jackie Turner, un cineasta estadounidense que cuestiona cómo se cultivan los plátanos desde que trabajó en una plantación como estudiante, está de acuerdo en que la solución radica en la justicia y la diversidad.

En su película Bananageddon (una combinación de las palabras banana y armageddon), habla con científicos que intentan detener la propagación de TR4, expertos en seguridad alimentaria que advierten sobre la escasez y los trabajadores de las plantaciones preocupados por sus medios de vida.

"TR4 es muy similar a covid-19, ya que no tiene tratamiento", dice ella. "Es un escenario del 'día del juicio final' para las bananas", dijo.

Después de viajar por el mundo durante dos años para observar el impacto que ya está teniendo TR4, Turner está convencido de que los plátanos deben cultivarse de manera diferente, lo que significa introducir nuevas variedades.

Ella dice que esto no solo será mejor para el medio ambiente y la protección contra las enfermedades, sino también para el consumidor.

Para tratar de alentar al público a apoyar a los pequeños agricultores que cultivan diferentes variedades, creó The Banana List .

La compilación reúne a tiendas que venden diferentes variedades de plátanos, para que los consumidores puedan probarlas y surja una nueva demanda.

Por ejemplo, la nanica roja, que tiene un sabor a frambuesa, más pequeña y dulce que Cavendish, o Blue Java, con el sabor del helado de vainilla. Los plátanos no solo son deliciosos, sino que ayudarán a crear un tipo diverso de agricultura, más resistente a las enfermedades.

Para Turner, la pandemia del plátano puede tener resultados positivos si nos obliga a cultivar plátanos de manera más ambiental y a comer una mayor variedad de frutas.

"Tal vez comemos menos plátanos y pagamos más por ellos", admite. "Pero sabemos que las bananas serán mejores".

Fuente: BrasilAgro

Más de Internacionales
Francia sacrificó 16 millones de aves por la gripe aviar
INTERNACIONALES

Francia sacrificó 16 millones de aves por la gripe aviar

Francia sacrificó 16 millones de aves de corral desde el inicio de la actual epidemia de gripe aviar, lo que se convirtió en un número récord de sacrificios en su territorio, indicaron las autoridades.
China detectó el primer caso de gripe aviar H3N8 en un humano
ACTUALIDAD

China detectó el primer caso de gripe aviar H3N8 en un humano

La República Popular de China confirmó el primer caso de la gripe aviar H3N8 en humanos, aunque las autoridades sanitarias locales aseguraron hoy que el riesgo de transmisión entre personas es bajo, informaron fuentes oficiales.
Brasil reduce la tarifa de importación de etanol y de alimentos
ECONOMÍA

Brasil reduce la tarifa de importación de etanol y de alimentos

Brasil redujo a cero las tarifas de importación para países de fuera del Mercosur de seis alimentos de la canasta básica y del etanol, como parte de una estrategia para aumentar la oferta y frenar la aceleración de la inflación registrada en 2022
Las exportaciones brasileñas de carne bovina recuperaron ritmo en enero
MERCOSUR

Las exportaciones brasileñas de carne bovina recuperaron ritmo en enero

El valor medio aumentó a US$ 5.178 por tonelada, US$ 354 más que en diciembre y con un aumento anual de US$ 668, o 15%.
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
AGRITOTAL desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"