Ovinos

Principales razas ovinas del país

Éstas son las cinco razas de ovinos de mayor importancia económica distribuidas en todo el territorio argentino:

Merino

Es la más numerosa del mundo. Es la raza productora de la lana por excelencia, siendo además, por su finura y calidad, la de mayor demanda y mayor precio mundial. Se caracteriza por su color blanco, suavidad y densidad.

La fusión de sangres Merino de distintos tipos introducidos desde España, Alemania, Austria, Hungría y Francia, a principios del siglo pasado, originó en la República Argentina una nueva raza especializada en la producción de lana muy fina.

Su período de formación fue muy prolongado, ocurriendo durante el mismo algunas variantes en las modalidades que rigieron su orientación hacia la producción de lana fina.

La raza Merino Argentino logró una difusión notable en todo el país, especialmente en zonas de campos pobres demostrando su adaptabilidad y rusticidad.

Es imposible establecer con precisión qué clase de Merino predominó en la formación del Argentino, ya que los Sajones, Negretes y Rambouillets intervinieron y se cruzaron entre sí, llegando a un animal de cuerpo más robusto y un vellón más pesado, que es el Merino Argentino a principio de este siglo.

A partir de la década del 40, con la intención del mejoramiento de su lana, comienza una serie de importaciones de carneros Merino Australiano, que tiene una calidad de lana insuperable (largo, suavidad, color, elasticidad y rendimiento) aliada a una rusticidad apreciable, que hacen del producto de este cruzamiento un animal moderno, productor de lana fina, de una gran adaptabilidad para la explotación de campos con escasa vegetación y clima severo, como lo son predominantemente en la Patagonia.

Estas condiciones hicieron que el Merino Argentino fuera absorbido totalmente por el Merino Australiano, logrando un animal sin arrugas, con mejor conformación y mayor calidad de lana.

Hoy en día la población de Merino está radicada principalmente en las tres provincias Patagónicas: Río Negro, Chubut y Santa Cruz, con centros no muy significativos en las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Neuquén. El stock actual es aproximadamente de 7.000.000 de Merinos en Argentina, encontrándose el 55% en la provincia del Chubut.

Corriedale

La formación de la raza tuvo lugar en la Isla Sud de Nueva Zelandia, por inspiración del Sr. James Little, quien en el año 1866 inició sus trabajos de cruzamiento entre los grupos de ovinos existentes en la región. Su idea fue la de lograr una oveja de mejor constitución (más robusta) que el Merino y que produjera un vellón amplio pesado y de mechas más largas que las de esta raza, que era ciertamente la más difundida en el mundo.

Los nuevos animales, que tomaron el nombre de Corriedale en razón de ser ese el lugar de crianza, tenían entonces la siguiente composición genética: 50% Merino y 50% Lincoln, fijado por selección y consanguinidad.

El Corriedale posee mucosas visibles pigmentadas al igual que las pezuñas, piel despigmentada, vellón blanco, doble propósito, produce corderos precoces y capones de peso medio, vellón pesado, semi-compacto, mecha cuadrada con un diámetro de 27-32 micras. Es un animal rústico con adaptación a pastoreo extensivo. Se adapta a clima templado-templado frío, semiárido a sub-húmedo.

Con una población estimada en 5 a 6 millones, es la raza de mayor distribución geográfica en el país. Se la cría en el sur de Santa Cruz, Tierra del Fuego, en la pradera pampeana y en la mesopotamia. La raza también es usada en otras regiones para absorber majadas criollas.

Criollos o sin raza definida

Los primeros ovinos fueron introducidos en la Argentina a mediados del siglo XVI, con las expediciones de conquista y colonización del virreinato del Río de la Plata, desde el Paraguay, Perú y Chile. Estos ovinos fueron manejados en forma extensiva tal, que se mezclaron y dispersaron durante un período prolongado, dando lugar a los ovinos denominados “criollos”.

Este tipo de ovinos son comunes en las provincias del NOA y NEA argentino, y también en Córdoba y Cuyo. En efecto, en muchos países latinoamericanos la mayoría de sus ovinos son “criollos”, aunque no se pueden considerar un genotipo homogéneo, más bien una serie de genotipos adaptados a los sistemas de producción particulares en cada país y región.

En la Argentina, los ovinos criollos se crían en sistemas de subsistencia junto a caprinos y/o camélidos. Se presentan en distintos colores (blancos, marrones, negros y overos), en general de tamaño pequeño, aceptable tasa reproductiva, sin estacionalidad reproductiva marcada y con vellones livianos, de fibras huecas y ásperas.

La lana es utilizada en artesanías. Los ovinos criollos son animales adaptados a sistemas de bajos recursos. Su reemplazo indiscriminado por razas “mejoradas” ha resultado en fracasos cuando no fueron acompañados en mejoras en las condiciones de producción. Existe poca información documentada sobre este importante recurso animal.

Romney Marsh

Su origen es británico, se la cría con doble propósito. Produce corderos precoces y su vellón es de lana media. Se distingue por su habilidad materna y su notable prolificidad, pudiendo en muchos casos ser mellicera. Es robusta y de gran rusticidad, puede vivir en zonas de mucha humedad, de climas templados.

La población de esta raza en Argentina habita en el litoral y en la Cuenca del Salado (Buenos Aires).

Ideal o Polwarth

Fue desarrollada en Australia alrededor del año 1880 a partir de Merino de Sajonia y Lincoln en cruzamientos complejos. Posee ¾ Merino y ¼ Lincoln.

Es apreciada por la calidad de su lana fina - cruza fina (24 a 27 micrones en animales adultos) y aceptable conformación de corderos. Se estima su población en 0,3 millones y en expansión.

Algunos productores ejecutan programas de mejora genética a través de selección e incorporación de reproductores de países vecinos. También se la usa para afinar la lana Corriedale.

Se adapta a climas templado a templado-cálido, y semiárido a húmedo. Habita en Entre Ríos y Corrientes.


Notas técnicas relacionadas
La cría del carpincho
Otros

La cría del carpincho

La cría del carpincho o capibara es una alternativa viable en nuestro país con buenas posibilidades de desarrollo
Pasturas para caballos
Otros

Pasturas para caballos

¿A qué nos referimos cuando hablamos de realizar las “mejores pasturas” para nuestros caballos?
Pros y contras de la esquila preparto
Otros

Pros y contras de la esquila preparto

La esquila preparto es una práctica que entre otras cosas favorece la performance productiva de las ovejas, permitiendo obtener un mejor desempeño, así como también favorece la calidad de la lana obtenida
Cuidados Pre-faena
Otros

Cuidados Pre-faena

Existen varios pasos que deben ser tomados en cuenta para evitar que el trabajo de meses, se arruine en pocas horas, y ocasione grandes pérdidas económicas y de calidad