Cultivos industriales

Los actores del algodón

En el siguiente trabajo se identificó y caracterizó a los diferentes actores de la cadena del algodón

La producción primaria está integrada por productores que pueden ser agrupados en 4 sistemas de producción. En el sector desmote se inicia el primer proceso de industrialización. Finalizada la cosecha, el algodón en bruto se lleva a desmotadora, máquina que separa fibra de semilla, obteniendo productos, subproductos y residuos. Las desmotadoras se clasifican en tres grandes grupos. El primer grupo, desmotadoras de alta producción, instaladas en la década del ’90, con tecnología de avanzada para el país, y capacidad operativa de desmote 400 t/día en promedio, el segundo grupo también de alta producción, instaladas con anterioridad a la década del ‘90, tienen capacidad de desmote de 184 t/día cada planta en promedio y el tercer grupo está representado por desmotadoras más antiguas que constituyen más del 50% del total.

El cultivo de algodón se realiza fundamentalmente en las Provincias de Chaco, Santiago del Estero, Formosa y Santa Fe. Las actividades relacionadas a la producción del textil han representado históricamente una de las principales fuentes de ingreso y de empleo de las poblaciones de del Nordeste y Noroeste argentino.

“A partir de la década del ’90, el sector algodonero argentino experimentó una serie de cambios, como consecuencia de mejores precios en el mercado internacional, sumado a la apertura de la economía argentina y los resultados se reflejaron en registros históricos en superficie sembrada, producción y volúmenes exportados, superándose el millón de has sembradas con algodón y obteniéndose los mayores volúmenes en cuanto a producción y exportaciones de fibra. Sin embargo, a fines de la misma década del ’90, la combinación de factores tales como la caída en los precios internacionales, el incremento en la volatilidad de los mercados, el posicionamiento tecnológico de cultivos competidores, sumado a la ocurrencia de adversidades climáticas en las principales provincias productoras provocó la desaceleración y eventual parálisis y retroceso del sector algodonero en el país.

El estudio de la cadena agroindustrial de algodón tiene suma importancia para el sector algodonero Son muchos y variados los estudios realizados en los últimos años que tendieron a conocer las condiciones de competitividad del algodón nacional, y se realizaron con una metodología que permitió conocer los actores que participan, especificar las etapas por las que debe pasar el producto, y analizar las relaciones existentes entre las partes en el mercado. También permitían estimar el valor generado en cada uno de los eslabones.

Actualizar la identificación y caracterización de los principales actores de la cadena algodón. A partir del análisis de la organización y de los actores que componen la cadena algodón se pueden detectar las ineficiencias existentes y los eslabones en que se producen, lo que proporcionará a los distintos protagonistas, elementos que orienten a hacer las correcciones necesarias para lograr los mejores resultados de competitividad posibles.

Se identificó y caracterizó actores desde provisión de insumos hasta obtención del fardo de fibra.

Sector proveedor de insumos

El primer actor de la cadena es el sector de proveedores de insumos y servicios agropecuarios. Este sector, integrado básicamente por empresas privadas y cooperativas, es abastecido por la industria agroquímica (semillas, herbicidas, insecticidas, fungicidas, reguladores de crecimiento, defoliantes) y de maquinarias agrícolas (tractores, implementos, cosechadoras).

Las empresas pueden estar radicadas, ya sea en el país o en el exterior. La mayor parte de las maquinarias nacionales que se ofrecen en la región son provenientes de las industrias localizadas en las provincias de Santa Fe y Córdoba, aunque recientemente y a raíz de la expansión de la superficie sembrada de algodón en surcos estrechos (distanciamiento menor al convencional) se observa una incipiente industria metalmecánica en la provincia del Chaco con fabricación de plataformas de cosechadoras tipo stripper en 4 empresas de Chaco. Una de ellas realizó exportaciones de varias plataformas a España y otra localizada en el norte de Santa Fe, exportó la cosechadora “Javiyú” a Brasil Paraguay y China.) También se comenzó en Chaco la fabricación de sembradoras de siembra directa para pequeños y medianos productores.

Dentro de este sector se incluye también a profesionales independientes que realizan asistencia técnica privada y empresas contratistas que hacen servicios de laboreo de suelo, siembra y aplicaciones de agroquímicos ya sea en forma terrestre o aérea. También participan profesionales de organismos oficiales.

La provisión de agroquímicos se realiza por empresas que comercializan productos provistos por firmas multinacionales, con representaciones y asesoramiento de profesionales radicados en las principales ciudades del interior de las provincias algodoneras. Existe una empresa nacional, con sede en Chaco, que se dedica a la producción y distribución de agroquímicos.

La semilla para siembra es un insumo derivado del propio sector primario que se obtiene a través del desmote, proviene de lotes de cultivos sembrados y registrados para este fin. El INTA es la principal organización que desarrolla materiales de crianza mejorado y difunde cultivares nuevos, con mejoras agronómicas, sanitarias y tecnológicas, adaptadas a las condiciones bioambientales de las diversas regiones algodoneras de Argentina. Antes del año 2000 otras empresas, multinacionales, inscribieron y difundieron cultivares con eventos transgénicos Bt y RR. Las variedades convencionales del INTA se siembran en un 30 - 35 % de la superficie destinada a este cultivo, el restante 65 – 70 % se siembran con variedades transgénicas, en particular “Guazuncho 2000”, a su vez con un elevado porcentaje de semilla en "bolsa blanca"

Sector de producción primaria

El sector de la producción primaria está integrado por productores de distintas características desde el punto de vista de la estructura, organización y tamaños de superficies totales y superficie sembrada con algodón, que pueden ser agrupados en 4 sistemas de producción.

Estratos de superficie sembrada con algodón en Chaco y Formosa

El primer estrato generalmente, recibe apoyo a través de programas de gobiernos nacional, provincial y/o municipal quienes prestan servicios de labranza y provisión de semilla para siembra. No tienen acceso a bancos dada la precariedad de la tenencia de la tierra; los productores del segundo y tercer estrato generalmente son propietarios de de la tierra que trabajan, compran sus insumos preferentemente en cooperativas y empresas privadas. Algunos comerciantes, desmotadores, y acopiadores locales también brindan insumos, para asegurar un mínimo de superficie sembrada con algodón que permita la operación de sus empresas.

Normalmente, a través del sistema bancario nacional o provincial, oficiales y privados, se prestaba asistencia financiera y crediticia, para la producción de algodón a productores con capacidad de repago de créditos. En la actualidad y a consecuencia de precios bajos y malas condiciones climáticas en varias campañas sucesivas, son pocos los productores algodoneros que tienen acceso a financiación bancaria, debido a problemas no solucionados por endeudamiento de campañas anteriores. Los productores del último estrato pueden tener tierra en propiedad y además poseen contratos de arrendamiento, la mayoría adquiere sus insumos directamente en empresas proveedoras de nivel nacional y son las que poseen niveles tecnológicos alto, maquinarias más actualizadas y modernas, siendo aún pocos los productores que están incursionando en agricultura de precisión.

Sector desmote

En este sector se inicia el primer proceso de industrialización del algodón. Una vez finalizada la cosecha, el algodón en bruto es llevado a desmotadora, máquina específica para algodón que separa la fibra de la semilla. El traslado del producto se puede hacer de varias maneras: directamente por los productores a desmotadoras privadas o del sector cooperativo, indirectamente a través de de acopiadores independientes, ligados a sectores proveedores de insumos u otros acopiadores que realizan compras en campo de productores por cuenta y orden de empresas y/o desmotadoras, algunas aportan insumos para asegurar un mínimo de producción necesaria para el funcionamiento de la empresa.

Según los datos de la campaña 2006/07 el total de algodón en bruto obtenido fue de 549.952 t, del que se obtuvo 177.000 t de fibra (32%), 302.473t de semilla (55%) y residuos (13%). La fibra obtenida abastece fundamentalmente al consumo interno de la industria textil, se exportan excedentes y en años con déficit de producción se importan volúmenes variables. La semilla tiene diversos usos: siembra (4,5%), obtención de aceite, (63,10%), forraje para ganado bovino (28,10) y exportación de semilla a países vecinos (4,30 %).

Los residuos y subproductos del desmote también tienen diversos destinos. La fibrilla es empleada para elaboración de algodón hidrófilo, papel, pañales y otros productos textiles. Las impurezas mayores del desmote de como carpelos, fragmentos de tallos y ramas, tienen usos variados (combustible, ladrillería, fertilizantes orgánicos, etc.).Como subproductos del proceso aceitero se obtiene linters, tortas, pellets y expellers; son usados como suplemento del ganado bovino.

En Argentina, la operación de desmote se lleva a cabo por el sistema de sierra-costilla tal como se realiza en casi todo el mundo. El sistema que fue desarrollado a fines del siglo XVIII y principio del XIX, entre Eli Whitney y Hodgen Holmes en USA. El equipamiento usado en nuestro país es de origen norteamericano fundamentalmente.

De acuerdo con distintas estadísticas, la Argentina tiene una capacidad de desmote satisfactoria, en función del área de producción, de factores como inversiones, modernización y búsqueda de una rápida transformación del algodón en bruto en commodities (fardo) para generar mejores oportunidades de comercialización.

Ahora bien, considerar que el total del parque de maquinarias de desmote pueda funcionar de igual manera sería sobreestimar su capacidad operativa. Por ello, y de acuerdo a los datos vigentes, se intenta hacer un desglose para entender una situación más acorde a la realidad actual.

Como principales factores de clasificación se tomó su capacidad de producción diaria declarada, número de cuerpos de desmote y número de sierras. De acuerdo con ello, se puede clasificar a las desmotadoras en tres (3) grandes grupos.

Un primer grupo comprendido por desmotadoras de alta producción, que en general fueron instaladas en Argentina en la década del ‘90. que cuentan con una tecnología e infraestructura de avanzada para el país, lo que resulta en una capacidad operativa de desmote 400 t/día en promedio, un segundo grupo que también son de alta producción, pero que en forma general, fueron instaladas con anterioridad a la década del ‘90, y que por lo tanto no cuentan con factores tecnológicos como las representadas en el primer grupo, tienen una capacidad de desmote de 184 t/día cada planta en promedio y el tercer grupo está representado por las desmotadoras denominadas convencionales. Este parque de maquinaria constituye más del 50% del total. En general estas desmotadoras convencionales son las de mayor antigüedad en la Argentina, y si bien muchas de ellas se encuentran operativas, en la actualidad se destinan para suplir algunas demandas específicas del sector como ser: Uso alternativo en época de alta demanda estacional, semillero o distanciamiento (por estar ubicada a gran distancia de una planta de alta producción).

Si bien a primera vista la capacidad de desmote parecería sobredimensionada, con un primer análisis se observa que el 56% de la capacidad operativa está integrada por maquinaria de marcada antigüedad, y que el resto está compuesto por dos grupos: Uno de alta producción y tecnología que posee el 18% y representa lo más avanzado tecnológicamente; y otro grupo que representa el 25% con una buena capacidad de operación.

Por ello, para realizar una propuesta referida al sector, no sólo se debe incluir el número de plantas instaladas sino considerar, por distintos parámetros, la capacidad operativa de las distintas plantas, actualizándolas permanentemente.

La experiencia indica que hay variabilidad en la cantidad de actores que participan en los distintos eslabones de la cadena, relacionados con la superficie de siembra esperada en cada campaña, que depende de los precios efectivamente obtenidos por los productores en el año anterior, por lo que se considera necesario hacer un monitoreo continuo de los sectores analizados a fin de mantener actualizada la información.

Notas técnicas relacionadas
Combatir al picudo algodonero
Plagas

Combatir al picudo algodonero

El Ministerio de Producción del Chaco brinda recomendaciones para combatir al picudo algodonero
Colza - Canola
Oleaginosa

Colza - Canola

La colza (Brassica napus), es una oleaginosa muy difundida en el mundo, que se adapta sin problemas a distintas situaciones de suelo con aptitud agrícola