Cosecha

En el barro… flotabilidad y transitabilidad

Esta cosecha gruesa arrancó con problemas de piso. Las complicaciones atentan contra el tiempo ideal de trilla y la integridad de los equipos. Chacra consultó a técnicos, fabricantes y usuarios, y pasa en limpio los puntos a tener en cuenta para evitar problemas y perder lo menos posible

La cosecha en el barro no es para cualquiera… Además de destreza, en pos de la eficiencia, requiere buena inversión en equipamiento e implica mayor consumo de combustible y mayor desgaste de las piezas de la máquina. Por lo tanto, estos costos adicionales deben contemplarse a la hora de contratar el servicio.

Diego Marchesotti y Fredy Simone (vicepresidente y presidente de la CBCR)

“Bajo estas condiciones los costos nos suben ya que habrá indefectiblemente más reparaciones. Habría que hasta duplicar la tarifa en algunos casos”, señala Diego Marchesotti, contratista de 25 de Mayo, quien considera que la falta de diálogo entre sus colegas y los clientes es una deuda pendiente.

Los factores clave son, flotabilidad y transitabilidad. Estas características deben maximizarse en las máquinas para que no se hundan fácilmente.

- La primera condición refiere a la presión por superficie, que estará relacionada con el peso de la máquina y el área de apoyo. En un cálculo, el peso dividido por el ancho de las ruedas, debe dar un resultado lo más bajo posible.

- El segundo concepto refiere a la optimización de los neumáticos, la transmisión y la velocidad de avance. Esta debe brindar la capacidad de trasladarse desde una cabecera a otra.

Más que el peso de la máquina, lo que importa es cómo se distribuye. Una máquina chiquita con ruedas chiquitas es hasta más pesada por superficie que una grande”, explica Reynaldo Postacchini, vicepresidente de Claas Argentina. Y, para estos casos de falta de piso, pondera las ventajas de la oruga de goma, con las que puede pisarse hasta 2,9 metros de largo.

“Las últimas tecnologías siempre son para mejor, hay que analizar todo. Por ejemplo, con un cabezal moderno de 12 metros se hace la mitad de pasadas que con uno de 6, eso también afecta”, destaca Postacchini.

Si no se cuenta con orugas, una mejora que se le puede hacer a la máquina es dotarla de neumáticos duales en el eje delantero, para reducir la presión sobre el suelo. Y en las máquinas más grandes pueden implementarse hasta triales. Siempre debe tratarse de neumáticos radiales y nunca diagonales –convencionales-, ya que en los primeros la presión se reduce en hasta un 30%. Todos estos factores mejorarán la flotabilidad.

Hernán Ferrari

El Ing. Agr. Hernán Ferrari, del Grupo de Mecanización Agrícola de la EEA INTA Concepción de Uruguay, recomienda para estos casos “que los neumáticos internos presenten tacos a 45° y profundos (tipo R2 o pala), con una presión de inflado 20% menor a la normal”. En los extremos, recomienda “neumáticos gastados, con poca o nula profundidad en los tacos y con una presión de inflado 40% menor a lo habitual. De esta forma, se logra flotabilidad y transitabilidad, dando la tracción necesaria para el traslado con el neumático interno”.

Ferrari también explicó que “es necesario que exista una separación entre neumáticos igual o mayor a la longitud del taco, para que se logre una correcta descarga del barro”. Y recomienda que se corrobore con un representante de la empresa fabricante si la máquina posee una cañonera capaz de soportar la adhesión de neumáticos y el esfuerzo palanca que se ejerce.

Sergio Marinelli

En tanto, para Sergio Marinelli -contratista con base en Venado Tuerto- en situaciones con barro y napas altas, “flotar” es lo necesario. “Debe utilizarse lo mejor que se tenga, desde orugas hasta triales”. Y destaca como ventaja que “en esta campaña no se sembraron los terrenos bajos, a diferencia de la anterior.

“Habrá que tratar de sacar lo más rápido posible lo que podamos en las mejores condiciones, para no andar renegando”, apela Marinelli. Y en ese sentido cree que “es importante contar con buenas eslingas, de buena calidad y largas, para tratar de sacar la máquina lo más rápido posible si se encaja”. Destaca que “no es lo mismo que cosechar arroz, es peor, ya que las zonas arroceras cuentan con piso abajo”.

Jorge Scoppa

Jorge Scoppa, presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (FACMA), advierte que “no existen soluciones mágicas para estos casos. Habrá que levantar el grano cuando se puede, empezando siempre por la soja, que soporta el grano en la planta menos que el maíz”.

Los sistemas de doble tracción (4x4) también van ganando adhesión en el mercado, tanto hidrostático como mecánico. En estos también pueden montarse los neumáticos duales sobre el eje trasero, con el mismo principio comentado anteriormente.

Si la tracción es simple, Ferrari aconseja colocar en el eje trasero neumáticos más altos y anchos, con tacos y carcaza radial.

Pero la mejor opción, coinciden los especialistas consultados, son las orugas de goma, aunque no se hayan masificado todavía en nuestro país. Además de funcionar muy bien en condiciones normales –suelo seco- sacan amplia diferencia en terrenos complicados por exceso de agua. Con éstas, la presión sobre el suelo se reduce notablemente.

Estudios de INTA marcan entre 600 a 400 gr/cm2, dependiendo del tipo y marca. “Una flotabilidad inalcanzable, con alta eficiencia tractiva”, destaca Ferrari.

“Es una inversión que debe hacerse, copiando un poco a los Estados Unidos”, señala Scoppa.


Sistemas de orugas

En el mercado existen tres grupos de orugas de goma: rectangulares, triangulares y trapezoidales. Las primeras otorgan excelentes radios de giro sin ejercer grandes esfuerzos de palanca. Las otras pueden ser montadas sobre varias máquinas sin necesidad de realizar modificaciones sobre el tren delantero, pero poseen un menor radio de giro y pueden generar altos esfuerzos sobre la transmisión si no se efectúa la maniobra adecuada.

El piloto, siempre importante

El uso de piloto automático resulta útil en todas las circunstancias. Cuando tratamos con suelos anegados, otorga el beneficio de reducir el nivel de pasadas, por lo tanto huellas, hasta un 15%, reduciendo el indeseado efecto de cruce de huella. Además utiliza el cabezal siempre en la totalidad del ancho.

Reynado Postacchini

Consejos de un experimentado contratista (por Reynaldo Postacchini)

- Empezar siempre por los mejores lugares y dejar lo peor para lo último.

- No trabajar cuando hay luna llena, el agua aflora.

- Si no pasa el caballo, la máquina tampoco.

- Hay que conocer cada suelo, no es lo mismo Pergamino que Lincoln (arena).

- En caso de encaje: excavar, tablones y eslingas largas; con paciencia.


Ing. Agr. Jeremías Drobot


Más de Maquinaria
La venta de maquinaria agrícola lidera el repunte de actividad económica
Santa Fe

La venta de maquinaria agrícola lidera el repunte de actividad económica

En el bloque de indicadores vinculados con la agroindustria, la molienda de oleaginosas cayó un 0,3% mensual pero presenta una expansión neta del 8,4% durante el último año
Púa inspirada en un escarabajo ganó distinción en INNOVAR
Maquinaria

Púa inspirada en un escarabajo ganó distinción en INNOVAR

Técnicos del INTA diseñaron la púa Biomimética para laboreo
Ingresarán tractores italianos
Maquinaria

Ingresarán tractores italianos

Se trata de la marca Goldoni que introducirá tractores que gradualmente, serán desarrollados en el país
¡Como nene con chiche nuevo!
Maquinaria

¡Como nene con chiche nuevo!

La cosechadora CLAAS Tucano 560, con diseño argentino, satisface las necesidades de productores medianos y chicos que exigen calidad y tecnología para la cosecha de sus granos. Gabriel Sclausero es uno de ellos y cuenta en primera persona su experiencia de cosecha