::Opinión
11/01/2017-Opinión
"Argentina se posicionó en el mundo con productos agropecuarios que son caros"

El 2016 fue un año de fortalecimiento institucional, del restablecimiento de los espacios de dialogo donde se puede opinar distinto y de vuelta a la "normalidad" con libertad de comercio incluida. Argentina volvió a recuperar su motor tradicional motivado por su actividad exportadora y salió a posicionarse nuevamente en los mercados, recuperando algunos espacios perdidos y ganando otros nuevos.

La realidad indica también que el final del 2016 nos deja una ecuación donde quedamos caros, con un valor del dólar por debajo de los 16 pesos, es de decir el mismo valor que a comienzo del año pasado, pero con una inflación anual que rondó el 40% y que golpeó de lleno a los insumos en general. Así la Argentina se posicionó en el mundo con productos agropecuarios que son caros.

Con costos elevados no solo se atenta contra la inversión, la rentabilidad y la competitividad de cualquier productor agropecuario, si no que se deja a la Argentina con precios inevitablemente caros para el resto del mundo comprador. Esta situación se da, por ejemplo, en la carne vacuna, y en todas las economías regionales. Quizás el caso emblemático son las peras y las manzanas del alto valle de Río Negro, sin dudas frutas de gran calidad, pero que para la exportación son vendidas en un precio 40% más alto que el resto de los países competidores. Sin ir muy lejos, por estas mismas asimetrías comerciales, quedamos alejados de nuestros competidores regionales como Chile y Paraguay.

Para este 2017 Argentina debe desarrollar una reforma estructural profunda que revea y baje los costos de producción, y que aliviane la presión impositiva asfixiante que se vive en todas las provincias, en vísperas de fuertes aumentos en los impuestos inmobiliarios rurales que rondarán como mínimo el 30%.

Claramente nuestros productos tienen mercados y son de una calidad excelente, pero bajo este contexto nos diferenciamos por la triste noticia de ser caros. Se debe trabajar entonces de manera urgente a través de medidas políticas que apuesten a la reducción de costos, como los de logística, los transaccionales, los laborales y los fiscales, entre otros más.

Sabemos que el 2017 será también un año político, marcado por las elecciones legislativas. Sabemos que el margen de tiempo que habrá en este año para plantear este tipo de temas será escaso, aunque sí se plantean con firmeza y se llevan a cabo los cambios correspondientes el accionar político recibirá un fuerte respaldo.

Este año que recién comienza nos encontrará como entidad siempre trabajando de la mano de una mirada federal. Bajo este paraguas CRA organizará a lo largo y a la ancho de la Argentina seminarios regionales que se llevarán a cabo en la Patagonia, en Cuyo, en el centro del país, en el NOA y en el NEA. A partir de estos encuentros de productores, especialistas y dirigentes agropecuarios se generarán las propuestas regionales que marcarán la agenda política de la entidad a escala nacional.

Nos espera un arduo año por delante en donde afrontaremos dificultades de todo tipo, como las que están ahora sufriendo los productores inundados del centro del país y los afectados por los incendios. Este año también está cargado de expectativas por lo que vendrá, sabiendo que todos debemos trabajar con responsabilidad y criterio desde nuestros espacios para continuar construyendo la Argentina productiva que todos soñamos.