Camino al fortalecimiento

Por Alejandro Lahitte, consejero directivo nacional del INTA por CRA

20 Sep 2018

  Todos los cargos de la Dirección Nacional son interinos, actualmente, por haberse vencidos sus periodos. Es más, se heredó esta situación ya producto de la gestión del gobierno anterior y es una gran asignatura pendiente del actual gobierno regularizar esta situación de interinatos prolongados que en definitiva debilita la conducción del organismo. 

Con la insistencia siempre de nuestra parte y el tiempo cada vez más acotado, se hace imperioso revisar todos los requisitos y el proceso de selección para todos los cargos. Por tal motivo, estamos abocados a generar una resolución ómnibus próximamente, haciendo una revisión y actualización de las misiones, las competencias, requisitos, procesos de preselección, concursos e integración de las juntas. Esto va desde el cargo para la Dirección Nacional hasta para la jefatura de una agencia. 

En grandes rasgos, se pondrá más énfasis en elevar requisitos, dar una mayor equidad, con diferencias y coherencia para los distintos niveles de puestos, ordenar un sinnúmero de viejas resoluciones que se empalman o se solapan entre sí y dar a las futuras juntas de selección en los concursos, mayoría de integrantes por parte de 

Presupuesto y partidas 

Según el director nacional, el presupuesto para el año 2019 sería igual o similar en el inciso 1, que corresponde a los sueldos, y tendría un 20 % menos nominalmente en los incisos 2 y 3, que corresponden a las cuestiones operativas. Entre las medidas implementadas recientemente, se redujo la flota de celulares corporativos actual de 3.500 a 1.100 y se cambió de ART, pasando a Prevención del grupo BAPRO, lo que representa un ahorro de más del 50 %.

En cuanto a las remesas de cada trimestre sobre el presupuesto vigente y aprobado, el Ministerio de Economía sigue haciendo los giros más voluminosos sobre el final de los mismos. Como el INTA cuenta con un sistema administrativo muy moderno y operativo que está siendo codiciado por todo el resto de la administración pública, se logra siempre en forma maratónica ejecutar la mayoría de lo presupuestado, claro que no de la forma más eficiente, y siempre sin dejar de acumular bastante fastidio por estos procederes, en algo, perversos. 

Pero lo más grave es que sobre el presupuesto ya aprobado y de curso legal para este año, que fue menguado y no tuvo ningún ajuste por inflación en su momento, el actual 2018 va sufrir un ajuste adicional de aquí a fin de año de un 20 %. 

Para hacer más complejo este escenario, se considerará y se va a tener en cuenta lo ya ejecutado a la fecha, por lo que el saldo disponible de aquí a fin de año tendrá una merma aún mucho mayor. Esta situación ha tensado a la organización y, con la inflación a cuestas en los insumos y servicios después de la macrodevaluación, ya no falta mucho tiempo para que se detengan las cuestiones operativas que sí van a afectar líneas de investigación donde se llevan años de inversión.

Reunión anual consejeros de CRA en Centro Regionales INTA 

El día 24 de julio en nuestra sede nos reunimos todos los consejeros del país con el presidente del INTA, Ing. Juan Balbín, el vicepresidente Ing. Mariano Bosch y el director nacional, Ing. Héctor Espina. Cada consejero tuvo el tiempo para expresar su visión de la actualidad en su región y los temas más importantes a resolver, como así también sugerencias en la gestión para mejorar el organismo. 

Muy resumidamente y acotando a los más mencionados o repetidos, se pueden destacar: el repliegue de la Extensión INTA en todas sus formas y con un desacople palpable de las profundas trasformaciones sociales en todas las áreas rurales; elfacilismo administrativo en los traslados y radicación del personal que despuebla muchas áreas y superpuebla algunas agencias innecesariamente; bajar la cantidad de objetivos y mejorar los sistemas de evaluación para los nuevos PRET, llamados ahora PIT (plataformas de integración Territorial); aportar a un marco de referencia nacional común para todos los territorios periurbanos; repensar el programa Pro- huerta y reconvertir el mismo hacia el escalado del productor y la autosuficiencia para independizarse de la entrega recurrente de semilla y pollitos todos los años y que lleva décadas; flexibilizar administrativamente los traslados mediatos de especialistas para temas emergentes; abordar toda la problemática del guanaco para toda la Patagonia y diseñar un plan de equilibrio con extensión en campos demostradores y generar líneas de investigación de cultivos de invierno en Entre Ríos. 

Evitar el ingreso a los Consejos de EEA y Agencias de organizaciones conflictivas, litigantes, combativas o antisistema, como ejemplo, el Mocase; también, diseñar un mapa y un plan de predios de EEA comprometidos y rodeados por el crecimiento urbanístico que impide hacer ensayos por robos, vandalismo, amenazas de ocupaciones o los conocidos cuestionamientos por el uso de agroquímicos. 

Finalizadas las exposiciones de nuestros consejeros, por último, nuestro presidente Ing. Dardo Chiesa pidió que todo el INTA aborde y genere más definiciones técnicas, homogéneas al mismo tiempo y desprovistas de toda politización, en temas actualmente sensibles, como avances sobre dominios productivos de Parques Nacionales por la simple iniciativa de extranjeros, humedales, producción periurbana, usos de fitosanitarios y zonas buffer.